Amedeo
IFORMACIÓN & VENTAS
Síguenos

Search

RECORDAR, PARA SEGUIR CONSTRUYENDO UN FUTURO MEJOR.

Las figuras que ilustran esta nota están realizadas por Fernando Coco Bedoya. Tienen su origen en “El siluetazo” evento artístico/politico de 1983 donde se dibujaron en papeles sobre el pavimento siluetas de asistentes al evento y luego se pegaron, con el nombre de los desaparecidos, en el centro de la ciudad de Buenos Aires.

De aquellos momentos perduran estas “gráficas” que fueron realizadas en Blocks para dibujo de buen gramaje y letras transferibles, marca DECADRY y LETRASET.

Este año se conmemoran 45 años de la última dictadura cívico eclesiástica militar, la más sangrienta y horrorosa que hemos sufrido como pueblo.

Desde la recuperación de la democracia, cada 24 de marzo de manera masiva el pueblo sale a las calles y se manifiesta a través de diferentes modos. El objetivo es recordar para no repetir, NUNCA MÁS. Claro que también se apoya el sistema democrático y se realizan diversos reclamos sociales y políticos.

A raíz de la pandemia por COVID-19 es el segundo año consecutivo que no podemos marchar, para cuidarnos y evitar que el virus se propague. Sin embargo, encontramos diversos modos de manifestarnos virtualmente. Las Madres, las Abuelas y los organismos de DDHH lanzan creativas iniciativas cada vez[1]. Incluso lo hicieron en plena dictadura las Madres con sus famosas rondas de los jueves en Plaza de Mayo para exigir la aparición con vida de sus hijes. A partir de allí se universalizó su lucha, su nombre con mayúsculas y el pañuelo blanco, símbolos de lucha y resistencia sinigual.

Gracias a la lucha infatigable de los organismos de DDHH, sobrevivientes y familiares que con tanta valentía y compromiso prestan testimonio, sumado a las políticas públicas que se llevan a cabo desde el año 2003, los juicios de lesa humanidad avanzan y en la actualidad hay 1013 condenas y 130 nietas y nietos recuperaron su identidad.

Durante la pandemia, se están desarrollando varios juicios orales, y algunos tribunales federales utilizan plataformas virtuales donde los testimonios pueden verse en vivo en todos los rincones del país. Es una política que debiera sostenerse pese al contexto porque implica hacer pública la memoria.

Los pañuelos blancos, las marchas y otras manifestaciones significan símbolos de lucha popular, el deseo manifestado a través del propio cuerpo para mantener viva la memoria. Sin lugar a dudas, en toda resistencia está siempre presente el arte como manifestación.

Se Trata de una idea-fuerza subyacente: el “deber de memoria”, el convencimiento del imperativo moral o deber cívico de recordar el horror como antídoto para prevenir violencias y horrores futuros. Y algo más: que esa memoria y esa obligación moral aseguran la formación de ciudadanos y ciudadanas con convicciones y prácticas democráticas[2].

¡30.000 compañeres desaparecides presentes, ahora y siempre!

Texto de Mariana Mauer

[1] Este año la consigna es “Plantemos Memoria” se entregan ‘arboles nativos.

[2] Según Jelin, Elizabel en “La Lucha por el pasado”. Ed Siglo Veintiuno, p 280.

Compartir
Abrir chat
9 a 19 hs horario Argentina